8 Consejos para hacer un brindis de boda

Un brindis de bodas suele consistir de un discurso corto seguido de un brindis formal en el que se elevan las copas y los invitados beben en honor de los novios.

Tradicionalmente son dados por el padre de la novia, el padrino, la dama de honor u otro pariente cercano y miembro importante de la corte. Si harás un brindis de boda, considéralo una forma de declarar públicamente tu apoyo a la pareja recién casada, pero debes de tomar en cuenta varios puntos importantes que te aconsejamos a continuación:

  1. Es importante hacer un discurso ni muy corto (de una frase), por que puede dar la impresión de que no te importa; ni muy largo (de más de una cuartilla), recuerda que no eres un político en campaña; lo recomendable es de 3 a 6 párrafos de 5 o 6 líneas cada uno.

  2. Se puede hacer un discurso divertido, cuidando no caer en lo vulgar y lo ridículo, recuerda que tienes que hacer un brindis, no ser el bufón de la fiesta.

  3. De preferencia, se deben omitir groserías y frases burdas, por que no todos lo invitados de la fiesta pueden entender tu sentido del humor.

  4. Nunca se deben mencionar relaciones anteriores de ninguno de los novios, es de mal gusto.

  5. Se puede hacer alarde de experiencias pasadas, pero nunca contar intimidades de la pareja recién casada o de alguno de sus integrantes, no olvides que es una boda no un programa de espectáculos.

  6. Es indispensable cuidar la monotonía en el discurso, es decir, evitar repetir las mismas palabras una y otra vez, no quieras parecerte a Cantinflas.

  7. Nunca se debe pronunciar el brindis estando borracho o algo pasado de copas, por que lo más seguro es que digas y hagas todo lo que no deberías.

  8. Al finalizar el brindis, debes ir hacía donde están los novios y felicitarlos.

Ejemplo de un Brindis

Muy buenas noches tengan todos ustedes y bienvenidos a éste evento tan especial especial, en el que nuestro queridos, Alicia y Enrique, nos han querido hacer participes de su amor y la gran felicidad que les embarga con motivo de su boda.
En esta noche tan especial, he sido el elegido para pronunciar éste brindis por los novios, algo de lo que siento muy honrrado y agradecido, aunque también algo nervioso, por lo que les pido sean comprensivos, por que los nervios son traicioneros.
Antes que nada, quiero felicitar a Alicia y Enrique, dos personas maravillosas a las que tuve la oportunidad de tener como amigos, pero que hoy ya son mis hermanos, hermanos con los que me he divertido y aprendido mucho, nadie mejor que ellos para enseñarme a mi y a todos lo que es el verdadero amor.

El tiempo ha pasado tan rápido, que parece que fue ayer cuando creí que mi mejor amigo debía conocer a mi compañera de universidad, un niña guapa y divertida que seguramente le gustaría mucho, recuerdo casi a la perfección la cara de Enrique cuando se lo dije, una cara como de “¿me estas diciendo que necesito una novia?” y yo me decía a mi mismo, ¡Si, claro que la necesites, te urge!

A Alicia ni le dije, solo lleve a Enrique a una fiesta en la que sabía que ella iba a estar y listo, los presente, platicaron durante horas, intercambiaron teléfonos y lo demás es historia. Ahora estoy aquí viendo a mi mejor amigo y a mi guapa y divertida amiga de la universidad casándose y yo platicándoles esto.

Estoy feliz, muy feliz de poder compartir esto con mis dos grandes amigos, les deseo toda la felicidad del mundo, y a todos ustedes los invito a disfrutar como ellos se lo merecen

Gracias.

(via Brindis de Boda)